Historia y pasión.


800px-Goya_Tribunal

Siempre es difícil para el historiador, por no decir imposible, acertar y permanecer en el fiel de la balanza historiográfica. Desde las interpretaciones de cada tiempo, entre las coordenadas de los valores de cada época, la relatividad de cada cosmovisión puede acercarnos al hecho histórico pero siempre habrá un déficit de objetividad. Hay obras que recrean la historia exageradamente o son invenciones y sin embargo pueden proponernos o sugerirnos una realidad oculta. Nos referimos a dos obras del liberalismo protestante español del XIX que fueron estelares en su momento: Cornelia Bororquia, una víctima de la Inquisición de Luis Gutiérrez, y La Inquisición sin máscara o disertación en que se prueban hasta la evidencia los vicios de este Tribunal y la necesidad de que se suprima de Antonio Puig Blanch. En ambas aparece el fantasma de la Inquisición como algo reprobable, una carga demasiado pesada para hombres que se quieren sentir libres. Sin embargo por estas exageraciones noveladas aparecerían los apologistas con las bondades de un Santo Oficio “que solo buscaba el bien de las almas.”

Cornelia Bororquia se editó en Paris de 1801, aunque escrita en castellano y enseguida pasó a formar parte del Indice de libros prohibidos así como ser traducida al alemán o ser compendiada en forma de coplas de ciego. Su autor, Luis Gutiérrez, era sevillano y había pertenecido a la orden trinitaria que después abandonaría y se establecería en Bayona como redactor de una gaceta destinada a exiliados. Volvería a España entre la gente que acompañó a José Bonaparte y sería apresado y ahorcado aquella misma noche de 9 de abril de 1809 como fraile apóstata. Llorente dirá que es una novela “mal zurcida, muy inmoral y escandalosa, con solo el objeto de hacer odiosa y aborrecible la Inquisición”. Como podemos extraer de este juicio de Juan Antonio Llorente el objeto de conseguir desprestigiar la Inquisición, dio armas para su defensa y ocultar todo un mundo de crueldades.

El otro libro, “La Inquisición sin máscara”  se cataloga como de género polémico, en el que se trata de refutar en pública confrontación todo el conflicto del Santo Oficio. Es  un lenguaje dialéctico que tiende a demostrar la tesis propia con los mejores argumentos y se emplea a la historia para buscar pruebas. Puig Blanch aparece como el desenmascarador de una Inquisición que ha ocultado sus vicios y ejercido violencia. Natanael Jontob es el seudónimo de Antonio Puig Blanch. Este había sido novicio en la cartuja barcelonesa de Montealegre. A partir de 1807 se hace cargo de la cátedra de hebreo en los Reales estudios de San Isidoro de Madrid, para aparecer en Cádiz siguiendo de cerca los debates sobre la abolición de la Inquisición y publicando en 1811 la Inquisición sin máscara. Es la obra de Puig Blanch un trabajo de tres meses sin levantar cabeza, ayudado por unos documentos originales muy útiles para su propósito. Dirá Menéndez y Pelayo que no le faltan al autor ni ciencia, ni imaginación ni buen estilo, sin embargo lo descalificará por heterodoxo y deseándole fuese inscrito “más que en los anales de la literatura , en los del pugilato” porque a todos los destroza. Parece ser que tenía buenos documentos originales como el proceso de Olavide y Macanaz y que no solo el estilo sino también la erudición hacen que esta historia supere a la de Llorente. Usará frases arrefranadas como aquella en que define a la Inquisición como “un santo Cristo, dos candeleros y tres majaderos”. Sin embargo, a pesar de la maravillosa obra de calor y nervio para defender sus convicciones dirá: “Yo sostendré constantemente que ni prueba religiosidad hacer la apología de la Inquisición ni impiedad el impugnarla. En lo demás, por lo que a mí me toca, así en ésta como en cualquier otra materia, llevo por máxima evitar como perniciosos los extremos”. Esta última frase de Pauigblanch, en la que recurre a la mesura evitando los extremos pude servirnos de orientación a nuestro propósito historiográfico, sin  tener que renunciar a la pasión.

Escrito por Manuel de León de la Vega

Anuncios
Published in: on 27 septiembre 2009 at 14:18  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://manueldeleon.wordpress.com/2009/09/27/historia-y-pasion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Fine way of telling, and nice paragraph to get facts about
    my presentation topic, which i am going to present in school.

  2. Great post however , I was wondering if you could write a litte more on
    this subject? I’d be very thankful if you could elaborate a little bit further. Many thanks!

  3. Lamento no poder en estos momentos añadir mucho más. Este texto está incluido en mi obra “Los protestantes y la espiritualidad evangélica en el siglo XVI” que usted puede bajar de Google
    http://books.google.es/books?id=vcd2rUWhjGgC&printsec=frontcover&dq=Manuel+de+Le%C3%B3n+de+la+Vega&hl=es&sa=X&ei=L6VIUYiDFoL27Aav2YGwAQ&ved=0CDgQ6AEwAQ#v=onepage&q=Manuel%20de%20Le%C3%B3n%20de%20la%20Vega&f=false

  4. Appreciation to my father who informed me concerning this web site, this web site is truly awesome.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: