JUAN DE LUNA(1575- 1635…?): protestante y continuador del Lazarillo de Tormes.


Menéndez y Pelayo se pregunta si era protestante el autor de la segunda parte del “Lazarillo de Tormes”. Un Lazarillo que es “príncipe y cabeza de la novela picaresca entre nosotros” y que la segunda parte atribuida a Juan de Luna, “cuenta bien: con chiste, con ligereza y con brío” (Menéndez y Pelayo, 2007, pag. 796)

En la actualidad es bien contestado por J. A Morrow (Park University) (Morrow, 2001) aunque sin dejar de expresar la tibieza que trasmiten investigadores como Laurenti o Riquer y otros menos severos como Bataillon, Alberto de Montes y Cosío e inclinándose por las últimas investigaciones en las que Allan Francis y Judith A. Whitenack, han tomado la obra más en serio, superando los análisis despreciativos anteriores. Ya no es solo el análisis textual de la obra la que rezuma la denuncia protestante de la Inquisición “a quien tanto temen, no sólo los labradores y gente baja, más los señores y grandes; todos tiemblan cuando oyen estos nombres, inquisidor e inquisición, más que las hojas del árbol con el blando céfiro”… Dice Morrow: “La segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes de Juan de Luna tiene mucho más que ofrecer que su lenguaje, y está muy lejos de ser una simple “corrupción” de un clásico. Es un precioso documento histórico y literario que nos presenta los sentimientos de un marginado protestante del Siglo XVII, y nos ofrece muchos aspectos valiosos y dignos de ser estudiados, como puede ser el papel de la mujer en la sociedad de su época, la sexualidad imperante, el sarcasmo, la sátira, la ironía y el humor y la interpretación que hizo Luna del primer Lazarillo. Estamos realmente encantados que en los últimos años hayan aparecido críticos más abiertos y objetivos, los cuales han empezado a tomar la obra en serio y esperamos que aparezcan otros que le den el mérito que merece el Lazarillo de Luna.

María del Carmen Vaquero Serrano (Vaquero Serrano, Juan de Luna, continuador del Lazarillo: ¿Miembro de la toledana familia Álvarez Zapata?, 2004) nos acerca más al entorno afectivo y familiar de Luna demostrando que no había nacido en Aragón sino en Toledo de la noble familia Zapata según el hallazgo de Pelorson. Pero llega a sorprendernos con tres nombres de Juan de Luna en la familia toledana, diferentes en el tiempo, pues dice haber nacido uno en 1499 y fallecido, según reza su lapida, en 1534 y llevándonos a otros entornos no menos originales.

Juan de Luna continuador del Lazarillo nació en 1575. Habría abandonado España en 1612 y se instalaría en París en 1615 donde imprimiría su Arte breve y compendioso para aprender a leer, pronunciar, escribir y hablar la lengua española y dos años después se casara con Marguerite Rouchou. Le nacería la primera hija Anne en 1618 y en 1620 publicara esta segunda parte del Lazarillo, pues la primera de autor anónimo, (que algunos como Rosa Navarro Duran (Navarro Ruran, 2004) atribuyen a Alfonso de Valdés) ya se habían editado varia ediciones en 1554 y 1555. En 1619 publicara Juan de Luna Diálogos familiares, en los cuales se contienen los discursos, modos de hablar… para los que quieren aprender la lengua castellana, escrito en versión bilingüe en castellano y francés.  En 1621 se trasladaría a Inglaterra y se establecería en el bario londinense de Cheapside, ganándose la vida también allí, como profesor de español. En Londres en 1623 aparecerá la tercera edición en español e inglés de su conocido Arte breve… seguido de un Coloquio familiar, “manual de conversación –dice Menéndez Pelayo- en doce Diálogos, rico en graciosos y castizos idiotismos y en frases, refranes, proloquios y modos de decir de excelente alcurnia y buen sabor”.

En este año es cuando Juan de Luna aparece como clérigo protestante y predicador en la Mercer’s Chapel del Cheapside y donde se lamentara de que la subvención no era suficiente para mantener a mujer y sus seis hijos. Tres años después será pastor de la iglesia italiana en Londres. En 1635 se casan dos de sus hijas y a partir de aquí parece perderse definitivamente el rastro del profesor que creó aquellas galerías caricaturescas de personajes alrededor de un ciego y su lazarillo que dejaban al desnudo al clérigo, al vendedor de bulas y a todos los males que denunció la Reforma. El libro iría a los Índices inquisitoriales como no podía ser menos.

Ya hemos presentado al protestante Juan de Luna como uno de los literatos más importantes del siglo de Oro, que además de ser el autor de la segunda parte del Lazarillo de Tormes, (obra esta, en su primera parte, de Alfonso de Valdés), también fue Luna un gran gramático y profesor de español excepcional. Luna además de haber estudiado en la Facultad de Teología Protestante de Montauban de Francia, con el fin de “poder profesar públicamente la verdadera religión”, publicaría en París (1615) la primera edición de su “Arte breve y compendioso para aprender a leer, a pronunciar, escribir y hablar la lengua española” que dedicó a Anne de Lucé, conocida militante de la Iglesia Reformada. En 1619 también publicara sus “Diálogos familiares, en los cuales se contienen los discursos, modos de hablar, proverbios y palabras españolas más comunes, muy útiles y provechosas para los que quieren aprender la lengua castellana. Esta obra esta dedicada a Luis de Borbón que estaba emparentado con el líder de los hugonotes, Condé y en la que cinco de los doce Diálogos son de Luna y los restantes pertenecen a los “Diálogos apacibles…”de John Minsheu, del que ya hemos dicho es el reformador Antonio del Corro. En 1620 publicara la “Segunda parte del Lazarillo de Tormes” que dedicara a otro líder protestante francés Henri de Rohan. Pero como los tiempos, en la Francia de los hugonotes, estaban muy revueltos, huiría en 1621 a Londres y se establecería en el barrio de Cheapside, donde los domingos oficiaba como predicador protestante a los reformados españoles en la Mercer´s chapell, siendo él clérigo reformado. Durante la semana enseñaría español y revisaría la Segunda parte del Lazarillo que edito en 1622. En 1623 aparecerá la edición de “Arte breve y compendioso…” al que seguía un “Coloquio familiar” y por lo que se desprende del prólogo esto no le daba para cubrir sus necesidades por lo que acudía “al amparo que necesita un forastero que ha dejado su patria, parientes y haciendas por una justa y legítima causa” Casi siempre van encuadernados al fin de los doce Diálogos Los memorables dichos de varios filósofos y oradores, mayormente del poeta Pedro Altamonte: Con algunas canciones de enamorados cortesanos y cortesanas.

He podido leer algunos “Diálogos familiares” en edición bilingüe francesa y española y enseguida se percibe la profundidad y eclecticismo del lenguaje del Luna. Nada es vulgar, ni repetitivo. Elige la palabra adecuada en cada situación y muestra la originalidad del método, diciendo en el prólogo “Al lector” que no ha hallado en ninguno de los libros que enseñaban el castellano platicas “y discursos ordinarios, necesarios a la comunicación sino unos Diálogos hechos en Londres por un castellano, los cuales estaban tan corrompidos, que en siete que son, he hallado más de quinientas faltas notables” Son “Diálogos” estos de Luna de amena conversación en el que se mezclan refranes y anécdotas como la de Santo Domingo de la Calzada “en el cual se ven en la Iglesia un gallo y una gallina vivos, de la casta de aquellos que ya estando asados, se tornaron a vivir por milagro” -¿Por ventura serán de los del milagro de aquel mozo peregrino francés, que fue ahorcado en aquel lugar por ladrón, cuyos padres volviendo de cumplir su viaje de Santiago, y pasando por cerca de la horca lo hallaron vivo?

La ironía y hasta la sibilina denuncia de gentes supersticiosas y milagreras pueden verse en varios párrafos de buena prosa, que no tiene más objeto que la enseñanza del español, pero que además usa técnicas pedagógicas en las que se incluye la geografía, historia y costumbres populares y cortesanas de la época. Pero una referencia obligada de Luna es a la cultura y describe a Salamanca como “muy grande tierra y la más famosa universidad de toda España: yo vi allí a los colegios que son en mucho número y muy bien labrados, también la puente hecha por los Romanos y el toro que está a la entrada de ella del cual habla el Lazarillo de Tormes” No podía faltar esta referencia a su propia obra.

Debe la Reforma española a los hugonotes franceses muchas cosas y entre ellas la formación humanista y religiosa, además del sostenimiento que las iglesias tuvieron con expatriados españoles. En una nota de La Reforma en España de M’Crie cita a Juan de Luna y Lorenzo Fernández como españoles que habían abjurado el monacato y el papismo, que obtuvieron por recomendación de la iglesia de Montauban ayuda económica del sínodo nacional de Tonneins de 1614. Concretamente la ayuda a Luna solo sería de sesenta escudos puesto que pretendía marcharse a Holanda y por tanto solo el dinero del viaje, al resto de los españoles se le daría ciento cincuenta escudos por cabeza. Las referencias que ofrecían al Sínodo estaban avaladas por una conversión sincera de la que daban fe Stephen Conversett que había salido de la Orden de los dominicos y la de Peter Mercurin Provincial que también había abandonado el papismo.[1] Según Fátima Souto Garrido[2] después de una breve estancia en Holanda en 1615 ya se hallaba en París como gramático o “intérprete de la lengua española” donde publicará su “Arte breve y compendiosa


[1] Synodicon in Gallia Reformata, or, the Acts, Decisions, Decrees …, Volumen 1 Escrito por John Quick pág. 414

[2] El español en Francia en la época de Luis XIII: la labor de los pedagogos españoles. Fátina Souto Garrido Actas del III Congreso Internacional de la Sociedad Española de Historiografía Lingüística: Vigo, 7-10 de febrero de 2001 pág.473 Eduard Boehmer, Juan de Luna. Sonderabdruck as Zeitschrift für vergleigende Litteraturgeschichte. Band XV. Heft 6 (Berlín 1904). Un documento inédito sobre Juan de Luna (14 de junio de 1616” Jean Marc Pelorson

Anuncios
Published in: on 8 febrero 2010 at 14:43  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://manueldeleon.wordpress.com/2010/02/08/juan-de-luna1575-1635%e2%80%a6-protestante-y-continuador-del-lazarillo-de-tormes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. My partner and I stumbled over here coming from a different website and thought I
    may as well check things out. I like what I see so now i’m following you. Look forward to looking over your web page yet again.

  2. Hello there, I do think your web site could be having internet
    browser compatibility issues. When I take a look
    at your blog in Safari, it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping issues.
    I merely wanted to give you a quick heads up! Other than that, excellent site!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: