Victoria Colonna (1492-1547)


200px-Vittoria_Colonna177-1Dibujo de MiguelÁngel

Una de las poetisas más significativas del siglo XVI es la noble Vittoria Coloma. Aunque nacida en Marino, en el castillo de su aristocrática y poderosa familia, cuyo padre era el capitán Fabrizio y su madre Agnese di Montefeltro, se casará con un español, Fernando Francisco de Ávalos, siendo prometida desde muy niña y “satisfacer una unión provechosa con una numerosa familia española. (Rubín Vázquez de Parga, 2005)

En la casa de la duquesa de Facavilla, Constanza de Ávalos, hermana de su esposo y en la isla de Ischia, se casará con 17 años, el 27 de diciembre de 1509, llegando a ser felices en los primeros años, a pesar de ser un matrimonio concertado. En 1512 Fernando, su esposo, caerá prisionero en la batalla de Rávena, siendo posteriormente liberado y nombrado capitán general de Carlos V. Poco tiempo después, en 1525, morirá a causa de las heridas recibidas en la batalla de Pavía. La noticia afectó profundamente a Vittoria y decidió retirarse y pasar sus días en la Isla de Ischia y después en Nápoles. En sus versos lloró la muerte de su marido y llena de nostalgia pasó de convento en convento, hasta que encontró consuelo en la religión, especialmente en las reuniones de Juan de Valdés en Nápoles. Habiendo empobrecido su familia, perdiendo gran parte de sus posesiones y dispersados unos de otros, moriría el 25 de febrero de 1547 en casa de los Cesarini.

La visión de las cosas de la religión estaba a favor de una Reforma de la Iglesia y en ese ambiente había conocido a su paso por los conventos a grandes hombres como Gaspar Contarini, Bernardino Ochino, Giberti, Bembo o Govanni Morone, que estudiaban la justificación por la fe como Juan de Valdés y muerto este pasarían al grupo de la Reforma protestante. La familia Colonna mantenía una buena relación con los “espirituali franciscanos” y ya en su día el cardenal Colonna había ayudado a San Francisco y ahora el mismo hermano, Ascanio Colonna en 1541, había organizado una revuelta contra el Papa Paulo III que había aumentado los impuestos a las tierras exentas de ellos. Por esta causa el hermano tendría que exiliarse hasta que murió el Papa en 1549. En el convento de Santa Catalina, conocería al cardenal inglés Pole, quien sería su guía espiritual, y absorbería las doctrinas de los reformadores que frecuentaban su casa como Flaminio, Priuli o Carnesecchi, el florentino que fue procesado y quemado en Roma. Con este grupo la poetisa discutía problemas de fe y se fortalecía en los ideales de Juan de Valdés.

La simpatía que sentía por los ambientes protestantes, era muy parecida a los ideales de las órdenes espirituales de los franciscanos, siendo reflejado ese pensamiento revolucionario y espiritual, en toda la producción literaria. Seguirá manteniendo en Roma conversaciones con los reformadores y con un pariente suyo, Bartolomeo Spadáfora, acusado por la Inquisición en 1547 por su relación con Valdés. La Colonna moriría antes de que comenzasen las persecuciones contra estos reformadores espirituales. Pasará a la historia esta mujer, no tanto porque era una figura de la poesía en ese siglo, sino como pensadora y personaje de primer orden, como la más grande mujer del Renacimiento italiano.

De su obra hay que destacar las Rime spirituali en las que sus sentimientos y energías morales, su coherencia interior se hace versos de perfección estilística a manera de Petrarca y Bembo. A veces se preocupa tanto de la forma de sus versos que da la impresión que sobresale la razón sobre el sentimiento. En las Rime trata la muerte del marido, a quien ella recubre de una luz casi divina. La segunda parte de las Rime, nos descubre su fe, sus ideales y pasión. No faltan sutilezas teológicas y el interés por La Reforma protestante, que está personificado en la figura de Juan de Valdés y también en la de Ochino. “Un ejemplo lo encontramos cuando invoca desde el Cielo un remedio a la corrupción de la Iglesia porque, si ésta se difunde, la fe sincera corre el peligro de desaparecer. Una elevada tensión espiritual caracteriza la sección amorosa del Canzoniere en el deseo de reunirse con el marido que coincide, en la parte espiritual, con el deseo del alma de aislarse del mundo refugiándose en Dios.” (Rubín Vázquez de Parga, 2005)

“La personalidad más fuerte que compleja de la escritora, su naturaleza hecha para el apostolado religioso más que para la confesión de los estados de ánimo, encontró una expresión más sencilla en sus cartas, escritas, la mayor parte, sin pretensión de estilo y por ello más cercanas a su verdadera vida intelectual y moral. También son interesantes, desde un punto de vista espiritual, los sonetos de la  madurez como el Trionfo di Cristo y la meditación en prosa Pianto sulla Passione di Cristo. Aquí encontramos una muestra de la influencia de los padres de la literatura italiana, como Dante y Petrarca, en su poesía y también del pensamiento de los reformadores del Quattrocento, como Girolamo Savonarola además del de Valdés” (Rubín Vázquez de Parga, 2005)

Una de las poesías representativas de su pensamiento es:

ELOGIO DE LOS BIENES CELESTES Y DESPRECIO DE LOS BIENES MUNDANOS

¡Beata el alma que tiene esquivos los deseos

del mundo y de su vil breve estancia!

¡mísera aquella, a la que éste parece tan bello,

tanto que no lo usa para sus necesidades, sino vive para él
Todas al padre celeste iremos privas
del manto que cubre en torno lo verdadero,
ese primer amargo o dulce último día
que muerte o vida eterna a nosotros prescribe.

¡Oh cuantos llorarán las perdidas horas,
recibidas como dote por la breve alegría,
que los halaga en perjuicio perpetuo de ellos!

Puesto que el mal por naturaleza no les aburre,
y del bien por razón placer no tienen,
¡tengan al menos de Dios justo temor!

(Traducción: Isabel Rubín Vázquez de Parga)[1]


[1]http://it.wikipedia.org/wiki/Vittoria_Colonna; http://www.eresie.it/id577.htm; http://www.letteratour.it/letin/K02colonV02.htm http://www.mandragora.it/italiano/titoli/vittoria.html

Anuncios
Publicada on 19 octubre 2009 at 12:48  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://manueldeleon.wordpress.com/victoria-colonna-1492-1547/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Victoria Colona es el alma màs pura que sufre por la corrupciòn de la Iglesia .No creo que estuviera contra la tortura, a pesar que la historia no lo menciona. Nunca ha sido amiga del Cardenal Garaffa, el màs tremendo inquisitor y como Papa Pablo IV se destaca popr su brutaligad y carencia de misericordia.Victoria pasò a la historia como propulsors de la honestidad de la Iglesika.

  2. Cierto que tuvo relacion con Miguel Angel, el gran artista italiano?

  3. SEGUN OTROS DOCUMENTOS ERA MIEMBRO DE LOS ESPIRITUALIS JUNTO A MIGUEL ANGEL Y QUE ESTE ULTIMO LA ADMIRABA MUCHO AMBOS AMIGOS DEL CARDENAL ERCOLE GONZAGA. TODOS ELLOS P’ARTICIPARON EN LA CONFECCION DEL MANIFIESTO DE LOS VENEFICIOS DE CRFISTO CRUSIFICADO.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: